Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
Slide
previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Shadow

Campos de Reflexión

El objetivo es dinamizar una movilización cultural transformadora de las formas de pensar, de producir, de consumir, de convivir en armonía con nosotros mismos, con la comunidad, con la sociedad y con la naturaleza. Pensamos la educación como clave de la construcción de un mejor futuro colectivo, el respeto por el bien común, la naturaleza y las otras especies.

Proponemos los siguientes como Campos de Reflexión e Inclusión para crear puentes entre la educación y la vida.

Educar para la crítica

Es necesario formar una ciudadanía sin miedo para dilucidar con acierto sobre la información verdadera o falsa que circula en medios y redes. Una ciudadanía inmune al engaño que diferencie lo que es bueno para todas y se movilice para lograrlo. Con clara conciencia de respeto por el bien común. Es Incorporar a las escuelas, colegios e institutos una pedagogía para la crítica centrada en mejorar la capacidad de compresión de niñas, niños y jóvenes sobre las distintas realidades, para tener elementos claros de entendimiento de las continuas crisis humanas y ecológicas, y encontrar la mejor forma de enfrentarlas. Es enseñar a los y las que van llegando que hemos hecho cosas buenas y, al mismo tiempo, tantas que pudieron evitarse. Enseñar que es posible que el mundo fuera otro si como ciudadanía hubiéramos conocido el daño que podríamos provocar.

16 Conferencias y 4 Experiencias

Cultura de Paz

Entendidas como un proceso de reconocimiento de las miles de formas, experiencias de resistencia y expresiones locales, comunitarias, étnicas de las que se puede aprender a vivir pacíficamente o a defenderse pacíficamente de la guerra. El universo de los DDHH y la democracia como el escenario de su garantía. Una cultura antimilitarista en donde el lenguaje bélico haya sido reemplazado por uno de la solidaridad, un lenguaje de la aceptación de los disensos múltiples, desde donde se trabaje arduamente en la construcción de una sociedad planetaria justa, antipatriarcal, antirracista, solidaria con nosotros mismos como seres humanos, con las otras especies que habitan el planeta y con la misma naturaleza de la cual somos parte. 

10 Conferencias y 3 Experiencias

Ciudadanía global

Las preguntas sobre qué somos como especie, de qué manera ocupamos el planeta y cómo distribuimos la riqueza, nos obligan a pensarnos como una ciudadanía global cargada de responsabilidades frente a los más vulnerables y frente a otras especies. Ser ciudadanos del mundo es tener derechos y es, ante todo, un proyecto político de dimensiones e interconexiones incalculables en donde la educación debe ser entendida como una movilización cultural para la transformación de las formas de vida contrarias a la vida misma. Pero cabe interrogarnos sobre la idea de la naturaleza como bien común. Ser ciudadanos del mundo es reconocernos como parte de la naturaleza y desde allí respetar con inteligencia la vida misma. 

11 Conferencias y 3 Experiencias

Justicia

El mundo actual muestra cómo el poder económico monopoliza las decisiones, concentra los beneficios y reclama derechos mientras elude deberes. La ausencia de solidaridad y compromiso con un modelo económico más equitativo y justo por parte de los poderosos es una realidad incuestionable, pero sería bueno entender que no se trata de filantropía o compasión, sino más bien de justicia. Justicia que en el plano de lo social debería entenderse como la garantía de derechos mínimos que cualquier ser humano debe poseer. Se hace necesario mirar con atención cómo todos estos derechos básicos se han convertido en un negocio y un espacio para desplazar responsabilidades y agencias. Su garantía se ha ido postergando. Nos han educado alejados de la comprensión de lo que es justo, de los derechos, y aceptamos con facilidad que, en medio de la opulencia de unos pocos, millones pasan hambre.

6 Conferencias y 3 Experiencias

Comunicación

Hemos ido creando, de la mano de la tecnología, un territorio virtual en el que, cada vez y con mayor intensidad y velocidad, nos integramos. Ese tránsito de tener medios de comunicación a habitar un territorio de la comunicación está transformando, no solo la manera como nos comunicamos y relacionamos, sino también, la forma como vivimos y hacemos política. Ya sabemos que la política es ante todo comunicación. Ese territorio virtual está en disputa. Y la educación es clave de comprensión de lo que sucede, lo que se está construyendo y cómo puede ser utilizado en pro del bien común. La política, entendida como un lenguaje de administración, gestión y manipulación del poder, encuentra en ese territorio herramientas de comunicación nunca antes disponibles. Las empresas compiten en un mercado de un alcance inimaginable. Las instituciones educativas tienen acceso a la biblioteca más grande; internet, los aspectos y dinámicas de lo global comprenden ahora ciertos monopolios de la comunicación que forman interconexiones, formas y tiempos distintos, especialmente en los campos de la educación.  

7 Conferencias y 4 Experiencias

Educar en la vida y con la vida

La mente y el cuerpo son territorios de altísima complejidad y sus cartografías serían bitácoras claves para comprender el camino, ese trayecto, ese viaje corto que es la vida y en el que tantas veces naufragamos. El cerebro y la mente, lugares de enigmas y profundos misterios de emociones vitales y el cuerpo, territorio de los sentidos, son la vida misma. Unos desconocidos, el otro objeto de violencias, vetos y tabúes. La mente ha sido colonizada por la razón instrumental. La imaginación encerrada en la norma y condenada por subversiva. El arte como expresión de la singularidad y por lo tanto de la vida tiene cerradas las puertas de la Escuela.

El aula es centro de atención programada del conocimiento y no está pensado como un espacio de vida. Como eco territorio. La pandemia advierte sobre ese desconocimiento del cuerpo y mente y ha hecho emerger miedos que provienen de allí, la intención política de reclamar el regreso a la normalidad contrasta con la crítica a esa normalidad y la lucha por cambiarla.

8 Conferencias y 11 Experiencias